Olof Palme estaba en contra de la dualidad de servicios sociales públicos-privados como la que tenemos hoy en día. Es decir, que coexista sanidad pública con privada, educación pública con privada-concertada, pensiones públicas con privadas, etc. Actualmente a muchos esto le parece lo más natural del mundo, pero no deja de ser una violación inaceptable del principio de igualdad de oportunidades. Es fantástico y necesario que el libre mercado tenga su espacio, pero hay ámbitos en los que no debe entrar porque no son de su incumbencia. Los servicios sociales básicos han de ser unicamente públicos. La socialdemocracia actual ha renegado de este avance, en contra de lo que pensaba Olof Palme. 
 "Para mí es evidente que utilidades sociales básicas, como por ejemplo la asistencia médica y la enseñanza, tienen que ponerse a disposición de todos los ciudadanos en igualdad de condiciones, de acuerdo con sus propias necesidades pero independientemente de sus ingresos y de dónde vivan."(3)

En 1985 le parecía '"un poco extraño tener que estar diciendo esto todavía este año". Para él era evidente que los servicios públicos nunca deben tener una alternativa privada. La producción de servicios del bienestar debe realizarse dentro del sector público para evitar la tendencia natural del del mercado a discriminar según la riqueza en algo que afecta a las necesidades básicas.

“Las necesidades de asistencia y atención social sólo pueden afrontarse a través de una organización que esté basada precisamente en las necesidades, no en los beneficios, una organización controlada por los ciudadanos, no por el interés de los beneficios (...) es decir sólo a través de un sector social fuerte. Porque da la posibilidad a la gente de influir sólo por el hecho de que son ciudadanos. ¡Independientemente de los recursos económicos que tengan! (3)
El libre mercado por si sólo jamás puede cubrir las necesidades sociales para toda la población porque ese no es su cometido. Por su propia dinámica intrínseca, el libre mercado distribuye bienes y servicios según una demanda variable, pero en las necesidades básicas, ni la demanda es variable, ni el mercado puede garantizar la oferta universal.

“La rentabilidad puede crearse con dos tipos de demanda. Por un lado. los mercados de masas, donde un grupo tan grande de consumidores quieren el mismo tipo de productos que la alta demanda crea rentabilidad. Por otro lado, el mercado exclusivo, donde un grupo de consumidores pequeño pero con un poder adquisitivo muy grande quiere un producto especial. Pero todos los consumidores que no son ni tantos como para crear un mercado de masas ni tienen un poder adquisitivo lo bastante grande como para crear uno exclusivo, tienen que aceptar que el mercado no se interese por sus deseos, por muy importantes que sean las necesidades del individuo. Y esta es la razón fundamental y simple por la cual el movimiento obrero ha creado un sector publico fuerte: hay necesidades, tanto sociales como individuales, que son tan importantes que no se pueden dejar en manos de "las fuerzas del mercado" —porque las fuerzas del mercado no pueden satisfacerlas más que de una manera muy incompleta. Y es por esta misma sencilla razón elemental por la que decimos que no a la petición de traspasar partes del sector público actual a un sector privado basado en el beneficio.” (3)
Hoy, con la dualidad de servicios plenamente consolidada, estas palabras suenan extrañas, pero el propio Olof Palme nos explica qué pasaría si cometiéramos ese error,  y efectivamente sus pronósticos se han cumplido. Una vez que la clase alta no usa los servicios públicos, no tiene interés en mantenerlos, al contrario, suprimiéndolos creen que ahorrará algo en impuestos: 

"Con unas reformas políticas así tendríamos una clase alta que pediría una ampliación del servicio basado en la economía de mercado y que al mismo tiempo exigiría una reducción del servicio público que, que ahora no es útil para ellos.(3)

Así de sencillo. ¿Qué interés pueden tener los magnates que concentran los capitales en mantener unos servicios que ellos no usan nunca?

Por eso el sector público no puede funcionar sólo como una red de protección. Un sector publico que sólo incluya a 'los más débiles' siempre arrastrará problemas de financiación, que hará que los servicios que pueda ofrecer sean de peor calidad, a pesar de que, en realidad, sus usuarios tengan las mayores necesidades. Experiencias de otros países muestran que una política de bienestar selectiva, basada en que se tenga que demostrar que se necesita ayuda, lleva casi siempre al empeoramiento de los servicios sociales (...) No será hasta el momento en que todos puedan sacar provecho de los servicios de la sociedad, cuando todos tendrán también interés en que estos servicios sean de buena calidad".

(...)
Si los esfuerzos de la sociedad se centran sólo en sus miembros más débiles mediante una política social selectiva en basada gran parte en la prueba de la necesidad de recursos, los contribuyentes empiezan a pensar en términos de 'nosotros' y 'ellos'. 'Nosotros' —los asalariados acomodados y la clase media— tenemos que pagar al Estado, pero no recibimos nada a cambio Por lo tanto está abierto el camino que nos lleva a la desintegración de la solidaridad social.

(...)

Lo que estoy intentando explicar es que la mejor forma de proteger a los miembros más débiles de una sociedad no es dándoles un trato especial, sino incorporándolos a los programas que incluyen a todos los miembros de la sociedad. (3)

Al empequeñecer el Estado del Bienestar, estamos destruyendo la solidaridad nacional. Aquí no se necesitan cifras, estadísticas, ni gráficas económicas. Esto no es una cuestión de economía, es una cuestión de ética/moral, es aceptar o rechazar el principio de avanzar hacia la igualdad de oportunidades

(...) es una toma de posición moral en último término (...) se trata del respeto por el valor y la dignidad de los individuos. La democracia se basa en la participación y en el valor idéntico de todos. Por eso los recursos fundamentales que necesitan las personas para realizar sus proyectos vitales deben repartirse según los mismos principios. Es algo a lo que se debe tener derecho simplemente en virtud de su valor humano, de su particularidad individual. (...) (3)
Es algo que debe corresponder a las personas como un derecho. Deben elaborarlo ellas mismas, a través de órganos que ellas mismas controlen y en las actividades corrientes en las que participen. Por eso la única respuesta posible a estas necesidades, ahora igual que en el futuro, es un sector publico fuerte. (...)
Para poder estar a la altura de estos objetivos tiene que existir una organización estatal, colectiva, que suministre el servido La sociedad tiene que vivir según el código de que las personas tienen el mismo valor.
Cualquier debate de cifras aquí no tiene cabida. Si hay educación y sanidad privada es porque hay alguien que puede permitirse pagar más. Y si puede pagar más evidentemente podrían pagar más impuestos. Lo contrario es aceptar que los derechos básicos de los hombres deben estar en función de las posibilidades económicas de su familia. La oposición a la igualdad de oportunidades que caracteriza a los neoliberales es fruto de su propia decadencia moral. Lo llamativo es que lejos de asumir su carácter mezquino y esconderse, hoy están envalentonados y quieren convencernos de que el egoísmo del débil, el materialismo y la ley de la selva son buenas aunque supongan un perjuicio al prójimo. Quieren que su moral de rapiña sea aceptada por la sociedad para mitigar sus propios remordimientos latentes. Estamos ante una cuestión de principios, es una cuestión moral. Contra la ética mezquina de los neoliberales hay que enfrentar los principios morales colectivos que son la base de una sociedad fuerte, sana y sin divisiones clasistas.

La conclusión práctica está servida: educación, sanidad, asistencia y pensiones deben ser  ÚNICAMENTE públicas. Si los plutócratas quieren recibir mejor asistencia sanitaria tendrán que aumentar los recursos de la sanidad pública. Si los magnates quieren que sus hijos reciban una educación de calidad, estarán conformes con aumentar los recursos de la educación pública. Si las grandes rentas quieren una pensiones suficientes, apoyarán la lucha contra el fraude fiscal para aumentar la recaudación de la seguridad social, y podría seguir enumerando elementos. De lo contrario, nos pasará lo que nos está pasando. Empeoramiento lento de constante del nivel de vida y del Estado del Bienestar y reactivación de la lucha de clases. O jugamos todos o rompemos la baraja.

La nacionalizacion de los servicios públicos básicos se hace en nombre de la libertad, porque sólo de esta forma los trabajadores asalariados podrán liberarse de las imposiciones del mercado. Sólo con servicios sociales públicos los trabajadores asalariados tendrán más libertad al contar con más renta disponible. Sólo de esta forma aumentaremos la libertad de la mayoría de la población. El único coste será el de reducir las abultadas rentas de un pequeño grupo de adinerados gruñones, que en cualquier caso iban a estar insatisfechos. Eso de que a más millones más felicidad no se lo cree nadie.

Enumero ahora algunas ventajas y falsos inconvenientes que supondría esta medida:

Ventajas: 


1- Se reducen las diferencias sociales, por lo que se logrará mayor paz social y un menor índice de delincuencia.

2- Acabamos con el problema del paro. Los servicios sociales generalizados requieren una cantidad de personal muy superior a la que hoy tienen esos servicios, que sólo cubren completamente a un sector pequeño de la población. Tal y como demuestran los estudios del profesor Vicenç Navarro, en Europa el paro es inversamente proporcional al porcentaje de población activa que trabaja en los servicios del Estado del Bienestar. Al aumentar la demanda activamos la economía y superamos la crisis.

3- Estaría más justificado el aumento de impuestos a las rentas altas ya que ellas serían igualmente de beneficiarias de estos servicios.

Falsos inconvenientes: 


1- Inviable: Argumento totalmente absurdo teniendo en cuenta el ejemplo de muchos países europeos que se acercan a este modelo. Es más, la  mayoría de los países de la UE carecen de dualidad del sistema educativo, es público por encima del 90% y no existe educación concertada, a diferencia de lo que pasa en España. Algo que, sorprendentemente, resulta desconocido para la mayoría de los españoles.

2- Ineficaz. los servicios públicos son de peor calidad y ofrecen peores resultados que los privados. Falso, que en España sean ineficaces no significa que lo sean por definición. Los países europeos con sistema educativos unicamente públicos (por encima del 90%) obtienen mejores resultados académicos que los pocos, como el nuestro, que tienen sistemas educativos mixtos (privados-concertados-públicos). La sanidad pública de los países nórdicos ofrece mejores resultados con menos coste, que la privatizada de los Estados Unidos, básicamente debido a su cobertura universal y sus cortos tiempos de espera. En esté articulo aporto más ejemplos de esto. En España los servicios públicos son ineficaces en la medida que a los políticos les interesa que lo sean. Con una mala gestión, justifican su privatización y su futura jubilación de oro. Una de las formas que tienen los políticos de lograr esa mala gestión que les interesa, es diseñar un sistema que no permite quitar a funcionario ineficaces de sus puestos de trabajo, pero eso es otro tema. 

3- Puede que fuera viable en esos países pero no en nuestro país: Argumento inaceptable ya que en este país aun no se ha probado nunca. Jamás hemos tenido la presión fiscal tal alta ni hemos perseguido el fraude fiscal como se hace en esos países. Cuando lo hagamos veremos si es o no es inviable.

4. Quitas la libertad de los padres a que elijan donde quieren que estudie su hijo  o a que hospital quieres ir . Argumento falso, en realidad los padres pueden seguir eligiendo, eso no se toca, lo que se quita son factores que se usaban como criterio de elección. Es decir, se quita eso de considerar un centro  "mejor" que otro por razones económicas o étnicas. Si todos los centros tienen unas condiciones semejantes y un tipo de alumnado parecido, las motivaciones que pueden llevar a unos padres a desear un centro u otro serán por razones secundarias: proximidad, afinidad, etc. Todos estos factores pueden tenerse en cuenta a la hora de asignar centro educativo y centros médico.


5- Así quitas el derecho a los padres a que elijan el tipo de educación religiosa de sus hijos. Falso argumento ya que en esta propuesta no toco esa cuestión. Esto no es una propuesta para eliminar el ideario de los centro concertados, eso es otro debate. Si se quiere, los centros educativos concertados de ideología religiosa se pueden integrar en el sistema público manteniendo su doctrina religiosa, esta medida sólo les afectaría en estos sentidos:
A-  El ideario del titular del centro tendría que difundirse fuera del horario lectivo y su asistencia no será obligatoria. 
B- Se unifica la situación laboral de los docentes, en estos momentos las condiciones laborales en los centros concertados son peores (más horas lectivas, menos salarios, etc.) y Se acaba la designación a dedo de los docentes. Que una entidad privada elija según su capricho a unos trabajadores pagados por el estado es una forma escandalosa de corrupción. El personal que recibe una nómina del estado debe ser seleccionado por sus méritos y su capacidad, no por su afinidad ideológica.
C- Los centros concertados perderán su libertad para seleccionar alumnado por criterios económicos. Las cuotas que pagan los padres dejarán de tener carácter obligatorio. Tendrán que aceptar a alumnado con dificultades de integración (minorías étnicas, emigración...) a diferencia de lo que pasa hoy en día. Igualmente tendrán que aceptar a los alumnos conflictivos expulsados de otros centros, a diferencia de lo que pasa hoy en día. De esta forma, al repartir al alumnado con dificultades entre un número mayor de centros se evitará la formación de guetos y se tendrá más éxito en su integración.

4 comentarios

  1. Anónimo Says:
  2. he votado tu blog en el concurso LA BLOGOTECA 20minutos.es, ojala puedas votar el mio que es, somos latinos! salud!
    http://lablogoteca.20minutos.es/blog-de-vinos-ar-te-25431/0/

     
  3. Entonces ¿cómo puede ser que en el concurso de 20minutos.es no tenga ningún voto?

     
  4. Excelente blog, con un contenido diferente para todos.
    Te invito a que conozcas mi blog, http://lablogoteca.20minutos.es/todo-preescolar-15750/0/
    gracias!!! Ya faltan dos días nada más para poder votar!! Hasta el 3/2/12. Saludosssss

     
  5. Genial!!! Ahora término de entender a los neo-liberales que peligro tienen !! ...y que vulgares.

     

-REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

-(1) La alternativa socialdemócrata (O. Palme, W. Brandt y B. Kreisky 1977). Recopilación de las cartas entrecruzadas que se mandaron entre 1972 y 1975 los socialdemócratas Olof Palme, W. Brandt y B. Kreisky

-(2) ¿Pero quién mató a Olof Palme? biografía en clave hispana. (Ramón Miravitllas,2008). Exhaustiva investigación sobre la vida y el pensamiento de Olof Palme, resultado de 4 años de trabajo periodístico.

-(3) Olof Palme. Reformista sin fronteras (Peter Antman y Pierre Schori, 1997). El mejor trabajo de investigación sobre el pensamiento de Olof Palme analizado en su contexto histórico.

-(4) El modelo sueco. Selección de discursos políticos (Francisco Uriz, 1987)

-(5) El valor de la solidaridad. Selección de textos de Olof Palme por Francisco Uriz, 2010

Quién fue Olof Palme en pocas palabras:

Vídeos de Olof Palme (traducción debajo)


Traducción:
(entrevista) ¿Puedes ser considerado como socialista puro? Si, claro!, yo sostengo la idea tradicional en que se basa la socialdemocracia sueca.

(mitin) Ahora nos pide el líder del partido de Centro, Fälldin, que abandonemos el socialismo. Pero ¿Piensa que lo tomamos en serio? Y piensa que vamos a dejar lo que nosotros definimos como socialismo, que vamos a dejar todas las reformas que hemos hecho (en este país) que los "burgueses" (partidos de derechas) califican como "socialismo que asfixia la libertad"?

(televisión) Yo soy socialista demócrata con orgullo y alegría. Me guía en mi convicción lo que veo en el mundo, cuando veo la guerra, la carrera de armamentos, el paro y las enormes diferencias sociales. Me afirmo cuando veo que las injusticias y el paro aumentan, que la solidaridad disminuye y el egoísmo aumenta. (Un mundo) donde los ricos se hacen cada vez más ricos y los débiles más pobres. Pues si, soy socialista democrático.